PATRONALES Y SINDICATOS CARGAN CONTRA EL ROTT Y EL PAQUETE DE CARRETERA

Patronales y sindicatos del transporte por carretera han coincidido en criticar tanto el ROTT, aprobado a principios de 2019 con seis años de retraso, como el paquete de movilidad, pendiente de aprobación definitiva por el trílogo europeo, aunque cuenta con el visto bueno de la Eurocámara. En un debate organizado por la Fundación Corell, el director general de la Asociación del Transporte Internacional por Carretera (Astic), Ramón Valdivia, ha puesto de manifiesto lo que considera lagunas en la nueva legislación europea, que deja aspectos mal definidos. “Solo se ha avanzado en la reducción de la burocracia, sobre todo respecto a los trabajadores desplazados”, ha puntualizado.

Respecto a la nueva regulación del descanso en carretera que incluye el paquete de movilidad, Astic entiende que “los tiempos de descanso provocarán una pérdida de flexibilidad y una organización diferente de las empresas, ya que habrá que unir descansos compensatorios a descansos regulares de más de 45 horas, pero además el camión tiene que volver al país de origen y el conductor tiene derecho a un descanso en el país de la empresa o en el que elija”.

Valdivia ha recordado que desde Astic se ha intentado, sin éxito, flexibilizar el retorno de los conductores en la vuelta a casa, permitiendo que se pueda conducir hasta dos días más para el regreso y aumentando las horas de descanso a la llegada.

Para Mario Martín, de CCOO, el paquete de movilidad “deja a todo el mundo insatisfecho, porque se habían creado grandes expectativas y se ha perdido la oportunidad de abordar el desarrollo de la logística para evitar el dumping social”. Martín propone la creación de un salario mínimo europeo para todos los trabajadores del sector.

Respecto al ROTT, José Manuel Pardo, director técnico de Astic, el “mayor problema” son los requisitos académicos para ser gestor, ya que deben tener como mínimo el título de Bachiller o equivalente. Sobre la pérdida de honorabilidad de las empresas, uno de los temas más controvertidos, “los procesos sancionadores serán tan complicados que va a ser difícil de aplicar en la práctica”. En cuanto al descanso en cabina, según Pardo, “en la práctica no se va a poder comprobar, a no ser que inspeccionen a alguien una vez transcurridas las 45 horas de descanso”.

 

Fuente:vigia


Imágenes