El transporte galo arremete contra Macron: "se burlan de nosotros"

 

La decisión del Gobierno de Emmanuel Macron de reducir las exenciones fiscales en dos céntimos por litro de gasoil ha soliviantado sobremanera a los transportistas del país vecino. Más si cabe tras el discurso de la ministra Elisabeth Borne este pasado lunes ante la Asamblea Nacional, que “confirma la arrogancia, el desprecio y el cinismo de un gobierno que solo conoce el paso forzado como método”, según lamenta la todopoderosa Federation Nacionale des Transports Routiers (FNTR). Las organizaciones profesionales del sector del transporte de mercancías por carretera denuncian unánimemente la forma y el fondos de las posiciones expresadas por la titular del ramo. 

Borne aseguró que la reducción de dos céntimos por litro de la exención para el gasóleo de los vehículos pesados de transporte de mercancías cumple el requisito de que “el transporte contribuya a la financiación de las infraestructuras”. Un argumento que no comparten los transportistas galos, que esgrimen un informe oficial según el cual en 2018 los ingresos públicos procedentes del transporte por carretera aumentarán un 6% en comparación con 2017. Esto supone 2.200 millones de euros adicionales.

¿ADÓNDE VA TODO ESTE DINERO?

“Sin embargo, la inversión no aumenta”, asegura la FNTR. En cinco años, los ingresos totales del transporte por carretera han aumentado un 5%, mientras que las inversiones se han mantenido estables. “¿Adónde va todo este dinero?”, se preguntan desde la patronal francesa del sector. En 2014, el transporte de mercancías por carretera aceptó un aumento de cuatro céntimos que se suponía iba a financiar directamente las infraestructuras, “pero obviamente no se invirtió en ella”, sentencian.

Las organizaciones profesionales del transporte por carretera denuncian “el desprecio de este gobierno por toda una profesión, no solo poniendo en dificultades a muchas empresas, debilitando su competitividad y empleo, sino que lo hace con profunda arrogancia para las 40.000 empresas del sector y sus 600.000 empleados, cuya ira crece cada día”.

 

FUENTE: EL VIGIA